Skip to Content

Wednesday, November 25th, 2020

Educación Sexual Integral en la escuela: un derecho, no una semana

Be First!
by agosto 28, 2020 Noticias

La Educación Sexual Integral (ESI) es un derecho de estudiantes de todos los niveles y modalidades educativos. La ESI es una propuesta para cambiar las prácticas y conectarnos de otro modo con el deseo de aprender de niños, niñas, adolescentes/jóvenes, y de les docentes también.

En el año 2006 se aprueba la ley 26.150 de Educación Sexual Integral, a nivel nacional, que rige para todas las escuelas del país, ya sean privadas o estatales.

Al comienzo, éstas tuvieron que ver con cuestiones instituyentes, como la convocatoria a una Comisión Asesora Interdisciplinaria e Intersectorial, la redacción y aprobación de los Lineamientos Curriculares de Educación Sexual Integral, y la creación del Programa Nacional. Estos lineamientos son de carácter prescriptivo, es decir, obligatorios.

A partir del año 2009 se fortalecieron de manera consensuada y federal las líneas de acción que dan cuenta de las responsabilidades que la ley señala al Ministerio Nacional.

Un poco de historia

Las primeras movilizaciones para pensar hoy en la Educación Sexual Integral fueron en los años ’60-’70 mediante revoluciones juveniles por la anticoncepción segura y eficaz, movimientos feministas y juveniles de educación popular: la ”revolución sexual”. Luego le siguieron las primeras conceptualizaciones integrales y programas en América Latina. Otro punto importante fue la pandemia de VIH Sida, tras lo cual se habilitó los estudios de Género con una visión más académica y teórica.

En los ’90, las conferencias internacionales con cambios sustanciales; la Conferencia Mundial por los Derechos Humanos, Viena 1993; la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo, El Cairo 1994 y la Conferencia Mundial sobre la Mujer, Beijing 1995. Allí se modificó el paradigma de lo que significaba la planificación familiar y se reconoció, por primera vez, formalmente la importancia de la sexualidad.

¿Qué es ESI?

Cuando hablamos de EDUCACIÓN SEXUAL INTEGRAL nos referimos a la LEY NACIONAL, la cual dispone la necesidad de espacios de enseñanza-aprendizaje institucionalizados por el Estado dentro del sistema educativo en los niveles inicial, primario, secundario y terciario; organizados y propuestos por éste en la ley. 

La ESI ha sido sin duda un avance en materia de legislación; sin embargo, se han presentado obstáculos culturales, ideológicos y de desconocimiento para ser efectiva su implementación. Para continuar o comenzar un recorrido que permita romper los mandatos patriarcales, machistas y binarios, que tenemos naturalizados, es necesario facilitar espacios de reflexión, donde podamos contar nuestras propias experiencias y construir conocimientos que permitan ampliar la mirada de todes les actores de la comunidad educativa.

Los contenidos de ESI, tienen por normativa carácter transversal, es decir que deberían atravesar todas las áreas, toda la institución educativa. No es una cuestión de ciertas materias, como ciencias naturales o biología, sino que este atravesamiento debe estar garantizado en toda la planificación de cada una de las materias y/o áreas que componen cada nivel. Pero aún más importante, es que esa transversalidad sea a nivel institucional, es necesaria, y me atrevo a decir urgente, una educación con perspectiva inclusiva, libre de violencia y discriminación.

La ESI debe estar en la lista de nombres, en las diferentes filas que se suelen hacer en las escuelas, en clases mixtas, en los actos, en los baños, en la propuesta cotidiana. Pero sobre todo debe estar en la escucha, en la disposición y el respeto por los tiempos y los espacios de cada estudiante. Comprender a cada estudiante en su propia subjetividad, percibiendo desde la integralidad su situación en particular.

ESI no es una semana, es la construcción de una mirada colectiva que busca ir más allá de los conceptos biológicos ligados a la genitalidad, incluye el cuidado del propio cuerpo y del cuerpo de otres, prevenir la “agresión sexual”, respetar las diversidades y disidencias, valorar lo afectivo y las emociones como también garantizar la equidad y el ejercicio pleno de los derechos sexuales reproductivos y no reproductivos de las personas desde una perspectiva de géneros.

Son objetivos del Programa Nacional de Educación Sexual Integral:

Incorporar la educación sexual integral dentro de las propuestas educativas orientadas a la formación armónica equilibrada y permanente de las personas.

Asegurar la transmisión de conocimientos pertinentes, precisos y confiables y actualizados sobre los distintos aspectos involucrados en la educación sexual integral.

Promover actitudes responsables ante la sexualidad.

Prevenir los problemas relacionados con la salud en general y la salud sexual y reproductiva en particular.

Procurar igualdad de trato y oportunidades para mujeres y varones.

¿Por qué debemos hablar de ESI? 

Hablar de ESI es desnaturalizar conductas estereotipadas aprehendidas a lo largo de la vida. Hablar con las niñeces implica ampliar su mirada respecto de sí y de otres. Entendemos que la sexualidad como conducta también se aprende y se construye a lo largo de toda la vida, es cambiante y diversa. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “la sexualidad es un aspecto central del ser humano que está presente a lo largo de su vida. Abarca el sexo, las identidades y los roles de género, la orientación sexual, el erotismo, el placer, la intimidad y la reproducción. Se siente y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, comportamientos, prácticas, roles y relaciones. Si bien la sexualidad puede incluir todas estas dimensiones, no todas ellas se experimentan o expresan siempre. La sexualidad está influida por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales”.

Hablar de ESI es hablar de sexualidad, concepto que nos invita a repensarnos más allá del sexo biológico y de la salud sexual. La ESI propone una cultura de la prevención y del cuidado de la salud sexual y reproductiva; facilita procesos de adquisición de información, de revisión de pautas de conducta y de desarrollo de habilidades que empoderan a los grupos y les ayuda a mitigar algunos riesgos que pueden afectar su salud. Impulsa y difunde el conocimiento de los derechos humanos internacionales y de las políticas, leyes y estructuras nacionales; defiende los derechos a elegir, la participación ciudadana. Plantea entre sus objetivos el disfrute de la sexualidad y cuestiona las barreras sobre el erotismo que limitan la sexualidad a la mera función reproductiva.

Por otra parte, rechaza cualquier forma de violencia. Explora los diferentes tipos de violencia hacia mujeres, disidencias sexuales y hombres, y cómo se manifiestan. Revisa atavismos y pautas culturales (poder, género) a fin de deslegitimar algunas formas de violencia. Favorece la comprensión de la dinámica que se establece entre víctimas y atacantes a fin de desculpabilizar a las víctimas y llevar hacia un empoderamiento que les permita hacer valer sus derechos.

La ESI no es una semana. Es educar en la integralidad, es ponderar el valor de la diversidad; abogar por el derecho de las personas a la no discriminación; es cuestionar los efectos perniciosos del estigma y la exclusión. Es promover actitudes y conductas incluyentes y de respeto a la diversidad que son mucho más que el simple acto de “tolerar.” Es mucho más que cinco días de “cumplir” con la ley.

El rol docente

Les docentes deben nutrir sus tareas a partir de conocimientos y experiencias pedagógicas sostenidas y actualizadas que le permitan una comprensión integral de la salud, de la sexualidad humana y del rol de la escuela y de su propio rol docente en la temática, tanto para los contenidos de la materia u área, como para promover situaciones de aprendizaje dentro y fuera del aula. Aún más, esta formación inicial o capacitación continua debe brindar a les docentes una formación amplia e incluir la posibilidad de trabajar sus incertidumbres y prejuicios o estereotipos, para poder así separar su responsabilidad en cuanto a la educación sexual del terreno de las opiniones y experiencias personales. Preparar a les docentes en el manejo crítico de mensajes e información relativos a la ESI a partir de una mirada puesta en el cuidado y promoción de la salud, el cuidado, disfrute y respeto del cuerpo propio y ajeno, y el conocimiento y respeto de los propios derechos y los derechos de otres.

Les docentes deben adquirir una visión crítica de la sexualidad, derribando sus propias barreras construidas desde modelos hegemónicos, estereotipados y heteronormados. Deben poder ser críticos con si mismes y con otres, para poder así acompañar situaciones que requieran de una intervención adecuada e integral. Y con esto no nos referimos a dar soluciones, sino a ser empáticos, comprensivos y sensibles a los relatos de les estudiantes, ya sea dentro o fuera del aula. No es una semana. No son contenidos específicos solamente, es una perspectiva sociocultural en el marco del respeto, es un derecho adquirido de niños, niñas, niñes, adolescentes y jóvenes.

No menos importante es el rol de todas las personas que transitan sus labores dentro del sistema educativo. Directivos, secretaries, personal de maestranza, todos quienes desempeñan funciones dentro de una institución, en este caso educativa, deben asegurar un coherente enfoque de la ESI en su desarrollo cotidiano, de la misma manera y con el mismo enfoque que deberían tener les docentes, hacia un abordaje integral de la temática en el marco de los derechos humanos.

La ESI no es una semana, es un derecho. Reivindicamos el rol del las luchas de los movimientos sociales, de mujeres, del colectivo LGBTQ+, por los derechos humanos. Luchas que marcan precedentes a esta legislación, (y a tantas otras), y son parte fundamental de la construcción colectiva de un mundo más equitativo, inclusivo e igualitario.

 

 

 

Previous
Next

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*