Skip to Content

Wednesday, November 25th, 2020

Resignificando el Orgullo

Be First!
by julio 1, 2020 Noticias

Un nuevo 28 de junio donde s  e conmemora la Protesta de Stonewall, es un hito histórico para el movimiento por los derechos del colectivo LGBTIQ+. Se recuerda justamente porque fue la primera instancia de organización popular para defender derechos que aunque propios eran negados y violentados por parte de la policía, moneda corriente de ese tiempo y otros tantos.

Un antro, en el mejor sentido de la palabra, fue el espacio de encuentro para la rabia acumulada en cada avasallamiento del Estado  y de la Sociedad en contra de quienes transitaban identidades u orientaciones sexuales disidentes a la heteronorma y al binario cis género. Refugio y libertad para nuestra comunidad, donde el copeteo, los ligues, las historias de amor y de desamor, y ante la posibilidad de perder ese territorio conquistado pero también encapsulado en el ámbito de lo privado, dio pasó a la toma del espacio público.

En 1969 en una redada policial en Stonewall Inn. desemboco en la protesta de lesbianas, maricas, homosexuales, travas, trans, personas en su mayoría latinas y racializadas para la defensa de sus derechos, identidades y deseos. Recordemos que durante los años 60 no se podía afirmar identidad u orientación diferente a la heterosexual o varón/mujer de manera pública. En esa época todavía se consideraba a la homosexualidad una enfermedad mental. Podrías perder tu trabajo, tu familia, tu casa, tu vida.

La organización colectiva, la toma del espacio público, de las calles como trincheras de lucha y territorio en disputa no era algo conquistado aun. Frente al atropello policial lo colectivo se hizo carne. Las miradas de verse reflejades en la misma historia de siempre pusieron punto final a las acciones espasmódicas o aisladas y reconocieron la potencia de ser muches. Podríamos decir que pasamos de un orgullo individual o aislado para pensar el Orgullo Colectivo y reivindicativo de historias compartidas.

Al año siguiente, en los 70 se realiza la primera marcha del Orgullo en Central Park para conmemorar un año de esa protesta. La historia desde allí es más o menos conocida, la centralidad de las urbes de poder y peso político legitimados internacionalmente por los procesos de globalización hizo que se repliquen a lo largo del mundo en los años posteriores. En 1992 en Europa se comenzó a realizar Euro Orgullo en distintos lugares año a año, siendo una de las más convocantes del mundo junto a las de Sao Paolo que comenzó en el año 1997 y las que se dan desde los 70 en EEUU.

En Argentina se realizó por primera vez en el 28 de junio de 1992, se congregaron frente a la Catedral de Buenos Aires y marcharon al Congreso Nacional. Hubo aproximadamente 250 personas en su mayoría con caretas o mascaras para proteger su identidad ante el miedo de represalias familiares, perder sus empleos o sufrir hechos de violencia. Desde el año 1997 se realiza la primera semana de noviembre en honor al 30° aniversario de la fundación de “Nuestro Mundo” el primer grupo homosexual organizado de Argentina y Latinoamérica, lo que luego desemboco en el Frente de Liberación Homosexual de tracción revolucionaria y de izquierda. Hoy es una de las marchas más multitudinarias y politizadas de Latinoamérica, pero no es la única en Argentina ya que encontramos marchas del Orgullo a lo largo del país y en muchos distritos de la Provincia de Buenos Aires como La Matanza, La Plata, Quilmes, entre otros.

Aunque en la actualidad existan marchas, celebraciones, acciones colectivas y demás se dan en todas partes del mundo no todas cuentan las mismas historias. Según el estudio de ILGA “Informe de Homofobia de Estado” (2019) aun hoy 70 estados continúan criminalizando las relaciones consensuales entre personas del mismo sexo. En 44 de ellos la ley de aplica a las personas independientemente de su género. También hay 6 Estados miembros de la ONU que imponen la pena de muerte a los actos sexuales consentidos entre personas del mismo sexo, y otros 5 en los que tal castigo es técnicamente posible. En otros 26 países la pena máxima puede variar entre 10 años  cadena perpetua.

32 Estados Miembros de la ONU han establecido disposiciones que limitan la libertad de expresión de las personas, incluyendo leyes de propaganda que prohíben la promoción y protección de los derechos del colectivo LGBTIQ+. En ese sentido, 14 Estados imponen barreras a las ONG que trabajan en temas vinculados a la orientación sexual o identidad de género para que sean registradas o funcionen regularmente, exponiendo a les defensores de los derechos humanos en esos países.

Por otro lado, 39 Estados tienen leyes que penan actos de incitación al odio, la discriminación o la violencia por motivos de orientación sexual; 42 Estados imponen penas más severas por delitos motivados por el odio a la orientación sexual.

BASTA DE TRAVESTICIDIOS Y TRANSFEMICIDIOS

Tenemos una deuda pendiente en materia de derechos y respeto a las identidades Trans, Travestis, Transgenero y todas aquellas que rompan el mandato binario de ser varón o mujer. Es esta población la más violentada por las sociedades y desprotegidas por los Estados que aún no reconocen sus derechos, pero incluso en los países que cuentan con normativa, estas no se cumplen. Argentina es un claro ejemplo de eso, contamos con la Ley de Identidad de Género, el Cupo Laboral Travesti Trans Diana Sacayán en la Provincia de Buenos Aires y hoy discutiendo el Cupo Laboral a nivel Nacional.

Pero no alcanza, porque aunque se conquistan leyes la expectativa de vida de Travestis y Trans aún sigue por debajo de los 40 años. El travesticidio social va mas allá de las compañeras asesinadas, sino que también se reconoce en las compañeras que mueren por situaciones vinculadas al no acceso de derechos básicos y elementales por razones de género y porque la prostitución aparece como destino ineludible para quienes abandonan el binarismo patriarcal.

Por todo esto, sumado a una sociedad que no se responsabiliza de la parte que le toca para modificar las injusticias, es que el 28 se re significó en mano y voz del movimiento Travesti Trans en la Argentina para gritar lo que todavía duele, por las vidas que nos arrebata el CIStema y por sobre todas las cosas, que el Estado aun hoy no construyó propuestas que transformen la realidad de esta población.

Estamos en el camino correcto sí, pero no hay tiempo posible si lo que marca el reloj son compañeras que mueren asesinadas por varones, o abandonadas por el Estado y la sociedad que no cumple con su responsabilidad de proteger. Re signifiquemos la idea de ciudadanía plena y que ejerza derechos, porque aun hoy son privilegios que tienen las personas cis genero. No hay tiempo, es hoy o nunca, porque las vidas no vuelven.

Fotos: Beve Luque
@kumbianotdead

Previous
Next

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*