Skip to Content

Saturday, August 24th, 2019
El poder (de) hablar

El poder (de) hablar

Be First!
by diciembre 12, 2018 Noticias

Lic. Mercedes Moreno (*)

Rompiendo el mandato patriarcal del silencio

Una de las frases más recurrentes del movimiento feminista es “NO NOS CALLAMOS MÁS”, la cual algunxs que todavía no quieren aceptar que la revolución feminista llego para quedarse, lo toman como un simple latiguillo, pero quiero decirles que se equivocan, y mucho.

La asimetría de poder en la que se basa la violencia de género, nos posiciona a las mujeres en una situación de vulnerabilidad tal ante el violento, en que nuestra subjetividad se ve desdibujada, en muchos casos hasta anulada. En términos más sencillos, las víctimas de violencia machista se sienten heridas tanto física como psicológicamente, y sumado a que en la sociedad en donde vivimos lo más seguro es que se la responsabilice a ella por el abuso o violación, muchas deciden callar, seguir como si nada hubiera pasado, omitiendo la violencia, pero con el dolor intacto, siempre latente.  Esto es lo que dice Thelma al comienzo del video “durante nueve años lo anulé para poder seguir adelante”.

El daño emocional y psicológico es tan profundo cuando atravesamos una situación de violencia de género, que el primer acto que realizamos como auto-defensa es el silencio. Ese silencio que al menos nos asegura a no ser doblemente violentadas, ya que siempre que decidimos hablar, alguien pone en cuestión nuestros dichos, dudando de una de las vivencias más dolorosas que una persona pueda atravesar. Ese silencio lamentablemente es nuestra primera opción porque este mundo machista no está preparado para escuchar y mucho menos para contener una situación de abuso o de violación. Ese silencio es el que nos imponés cuando decís: ¿y por qué no lo dijiste antes? ¿estás segura que fue así, no lo provocaste? ¿cómo estabas vestida? Y puedo seguir mencionando frases así que no sólo re-victimizan sino que cargan la culpa sobre la cuerpa ultrajada de esa compañera, dejándole como única opción en ese momento, callar. Callar pensando, mejor dicho tratando de no pensar, para así poder olvidar; pero olvidar no es posible, solamente podemos callar con la herida abierta, sin poder aún sanar.

El proceso de sanar ese daño que nos causó una situación de abuso y/o violación comienza cuando podemos HABLAR, cuando podemos poner en palabras ante alguien ese sufrimiento. Y ese proceso en que disputamos y ganamos el PODER que el patriarcado nos arrebató, no sólo es individual sino también colectivo, porque cuando una se atreve a HABLAR, habla por todas las que todavía no pueden. Eso es lo que hizo Thelma ayer, hablar para denunciar, hablar para comenzar a sanar, hablar para liberarse y a su vez liberar a todas del mandato patriarcal del silencio.

Tu violencia, la transformamos  en sororidad.

En este último tiempo nuestra sociedad se transformó, mejor dicho la transformamos las mujeres, lesbianas, travestis y trans a partir de la revolución que causa nuestro movimiento. El poder en sí mismas que construimos cada día en nuestro andar feminista, es el que debilita y quiebra los cimientos patriarcales enraizados en nuestra sociedad. Este poder que es sororo y colectivo, es el que genera las condiciones para que muchas pierdan el miedo y se armen de valor para poder poner nombre a ese sufrimiento, para poder decir “a mí también me pasó”.

Y tener el valor sólo es posible si te sentís alojada, acompañada, y eso compañeras, es lo que nuestro movimiento generó y genera. Hoy sabemos que no estamos solas, que somos miles las que deseamos y luchamos para vivir una vida libre de toda violencia, que vamos a estar acompañadas por otras devenidas hermanas feministas, para transitar el arduo proceso de sanar las heridas que causan el abuso y la violación sobre nuestras cuerpas.

Lo maravilloso del feminismo es que cualquier proceso personal de empoderamiento, nos empodera a todas. Gracias Thelma por tu valor, por ser la voz de todas y por poner en palabras la violencia que sufriste, que es la misma violencia que muchas hemos sufrido pero que todavía no podemos decirlo. Aunque estoy segura que a partir de ayer, muchas van a contagiarse de tu valor, y van a tener el PODER DE HABLAR.

#miracomonosponemos

#HermanaYoSíTeCreo

(*) Licenciada en Trabajo Social. Orgullosa matancera del tercer cordón. Militante feminista. Integrante de Pandora.

 

Previous
Next

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*