Skip to Content

Saturday, August 24th, 2019
Feminismos y Comunicación Comunitaria

Feminismos y Comunicación Comunitaria

Be First!

Lic. Victoria Belen Bertonasco (*)

 

Es importante pensar en que a la hora de comunicar, a la hora de construir un discurso, damos cuenta de nuestra idea de mundo, nuestra ideología, desde dónde nos paramos, a quién le queremos comunicar lo que pensamos, lo que sentimos y con qué fin lo hacemos.

El poder de las palabras a la hora de construir realidad. El discurso construye realidad. Las palabras como armas para desarmar las relaciones de poder que se construyen en el mismo discurso.

Relaciones de poder que se construyen en tanto clase, etnia y géneros. Ejemplo: nosotres. Utilizamos la E, o ponemos la X en los textos, para visibilizar los géneros que históricamente fueron silenciados, negados y reprimidos. Y de esta manera que parece sencilla, estamos desarmando una lógica de dominación masculina.

No es lo mismo decir homicidio que decir femicidio. Un ejemplo bien concreto es lo que sucede, por ejemplo, con la palabra femicidio, que se empieza a utilizar en el marco legal a partir del 2012. El asesinato de una mujer deja de llamarse homicidio para que adopte el nombre de femicidio y de cuenta que se trata de un crimen de odio: el asesinato de una mujer por el hecho de ser mujer que hasta ese momento en el discurso estaba negada esta relación asimétrica de poder.

¿Por qué es importante la palabra?

Para visibilizarlo y para luego tomar todas las medidas necesarias para erradicar las violencias.

Y ponerla en palabras, necesaramiente llena de una connotación. Y al ponerla en el marco legal, que repito, es una victoria del feminismo, se legitima.

Si queremos desarmar esa relación injusta y asimétrica de poder que hay entre los géneros entre muchas cosas tenemos que deconstruir el discurso y construir nuestro propio discurso.  Visibilizar lo que no se dice en ningún lado.

La Importancia del surgimiento de un medio de comunicación con tinte comunitario.
– La construcción de una agenda propia.
– La formación de redes de medios comunitarios.
– El rol protagónico de las mujeres, de las trans, de las lesbianas, de los géneros disidentes.
– Vínculo con las organizaciones sociales, es decir con la comunidad organizada de un determinado territorio.
–  Cuestiona el orden social establecido.

Y volvemos a lo que dijimos al principio, desarmar a través del discurso, a través de tocar determinados temas, las relaciones asimétricas de poder. Forma de expresión alternativa a la propuesta por los medios hegemónicos que reproducen y legitiman la ideología dominante en tanto la religión católica, la educación, el arte, las industrias culturales, los medios de consumo y las relaciones de géneros.

Las radios comunitarias promueven la participación de los ciudadanos y defiende sus intereses en pos de un modelo de sociedad plural en el que se respete la diversidad cultural y no lahomogenización mercantil. Es decir que este tipo de medios no se somete a la lógica del dinero ytiene como objetivo político servir a la sociedad civil, ampliar la democracia y construircomunidad (López Vigil, 2004).

Promueven la defensa de los Derechos Humanos, la promoción del desarrollo humano, la equidad de género, el respeto a las identidades étnicas, la preservación del medio ambiente, el protagonismo de los jóvenes, la protección de la niñez y de las personas de edad avanzada, la educación y la salud, así como la integración nacional y regional.

 

Entender a la comunicación como un derecho y no como una mercancía.

Se entiende a la comunicación como una herramienta de transformación social.  Los medios comunitarios son los facilitadores de la palabra de la comunidad que habita un territorio. Y legitima su discurso. Es importante que la comunidad tome la posta y nosotres ser intermediarios, facilitar lo que la comunidad necesite comunicar. Es importante que la comunidad se empodere a través del discurso, que legitime su discurso.

Y De esto un poco se basa el feminismo latinoamericano. Se trata de un feminismo que está presente en la lucha de campo, es un feminismo popular que critica el feminismo netamete académico y que tiene como eje central la idea de justicia social.

Se trata justamente de legitimarnos, de dejar de mirar siempre a Europa, a Estados Unidos, para empezar a mirarnos a nosotres, a reconocernos como una comunidad con nuestras propias caracterterísticas y nuestras maneras de encarar las diferentes luchas.

En otras palabras, el feminismo para esta corriente es tanto el desarrollo de su teoría como su práctica. Se entiende como un imposible concebir un cuerpo de conocimientos que sea estrictamente no-práctico.

Descolonización del género. Es decir, ubicarlo geográfica y culturalmente en las relaciones de poder internacionales planteadas entre Norte-Sur.

Recuperar de manera comunitaria las raíces históricas y culturales.

La legitimación del discurso de la comunidad de este territorio que habitamos, es transformador. Si transformamos el discurso, si legitimamos nuestras ideas, nuestra identidad, si fomentamos el tejido social, si nos armamos con las palabras, necesariamente vamos a transformar la realidad.

 

(*) Licenciada de Comunicación Social (UNLaM) Miembra de la cooperativa de Trabajo para la Comunicación Social (FM En Transito // Revista Guarnin)

 

Previous
Next

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*